¡Registrate en nuestro sitio hoy! Los usuarios más activos participarán de obsequios mensuales en las principales tiendas del país


Solo permiten pasar 5 kilos por persona

Aduana y Prefectura incrementaron los controles en la frontera para evitar el contrabando hormiga. El centro comercial de Río Negro informó de actuaciones de decomiso de mercadería.

En el puente San Martín, las autoridades han colocado carteles advirtiendo que no se puede cruzar más de 5 kilos de comestibles por semana y por persona. Por el momento no se aplica la medida de 0 kilo, impuesta en otras épocas donde las diferencias de precios se vieron acentuadas.

La inestabilidad económica en el vecino país y la devaluación de la moneda después de las últimas elecciones, provocaron el abaratamiento de productos en relación a Uruguay. El descuento de Imesi de 24% aún vigente en más ciudades de frontera es un fuerte desestimulo para cruzar, pero desde las gremiales de comerciantes se plantea la necesidad de otras medidas en productos de la canasta básica porque sobre todo en las fronteras del norte (Paysandú y Salto) el impacto ya está generando el cierre de empresas con las correspondientes perdidas de fuentes de empleo.

“Estamos en comunicación permanente con la administración de la Aduana de Fray Bentos y somos conscientes de que se están tomando medidas. Se nos ha informado que en los últimos cinco días han incautado cerca de dos mil prendas de vestir, repuestos para vehículos y artículos de la construcción” indicó a El País, Rony Bebegni, presidente de la Asociación Comercial e Industrial de Río Negro.

Los controles en los pasos fronterizos se han visto reforzados y los operativos con personal de otras dependencias de la región se han visto incrementados. El apoyo de Prefectura ha sido vital para intensificar los procedimientos.

El dirigente entiende que la rebaja vigente del Imesi, en ciudades de frontera, provoca que el combustible esté 24% más barato, lo que en gran medida contribuye a desestimular que la gente cruce a ciudades argentinas a llenar el tanque y hacer un surtido. 

“En Río Negro, tenemos dos diferencias claras con lo que está pasando ahora mismo en Paysandú y Salto. Lo primero es la distancia con Gualeguaychú alrededor de 50 kilómetros (100 kilómetros ida y vuelta) y lo segundo  es la rebaja en el Imesi a las naftas, algo que ha sido fundamental durante los últimos años porque corta el incentivo de viajar solamente para comprar algunos artículos que tienen diferencia de precio, dado que al final la ecuación no sirve” explicó.

 NORTE. Como integrante de la Cámara Empresarial del Uruguay (CEDU), Bebebgni monitorea prácticamente a diario lo que sucede en los departamentos del norte, donde la proximidad geográfica de las fronteras está conspirando contra el comercio uruguayo legalmente establecido.  

“La verdad es que ellos tienen una realidad que no escapa a la nuestra pero a ellos la problemática se les ha visto agudizada por el tema de las distancias, porque las ciudades están prácticamente una al lado de la otra, con tan solo cruzar el río Uruguay” indicó el dirigente. 

Califican la situación como “grave” alcanzado tal magnitud de deterioro, que rápidamente ha jaqueado la economía local de la que depende gran parte de la población.

“Están sufriendo muchos cierres de comercios y si bien la inestabilidad nos pega a todos, en los casos de Paysandú y Salto, es extremadamente serio” sostuvo Bebegni y entiende que es necesario que desde el gobierno nacional se adopten otro tipo de medidas “para que se corte el incentivo de ir a comprar mercadería  al lado argentino, no como turista. Hay que pensar cuales pueden ser, así como se hizo en la reducción de IMESI, es necesario buscar la forma de reducir la brecha de pronto bajando impuestos en los precios de los productos que la gente cruza a buscar” expresó el presidente de la gremial fraybentina.

Fuentes de la Aduana de Paysandú, confirmaron que artículos de limpieza e higiene personal, de una misma marca, se pagan en Uruguay hasta dos veces más que el valor que tienen al público en las góndolas argentinas. Esto no necesariamente pasa por el precio que marcan almacenes y supermercados, que oscila entre un 20 y 30% sino por el alto valor que el importador decide ponerle a esta gama de productos de primera necesidad como ocurre con la pasta dental.    

Fuente: InfoRio – Link a la nota original: http://www.inforio.com.uy/noticia.php?id=11743