Se multiplican los incidentes contra parlamentarios en Francia

Casi tres meses después del inicio de las protestas antigubernamentales en Francia, los parlamentarios se han convertido también en objeto de la ira de la calle, entre ellos el propio presidente de la Asamblea Nacional, cuya casa sufrió un intento de incendio

La tentativa de incendiar una vivienda del legislador Richard Ferrand, presidente del parlamento francés, suscitó este sábado una oleada de indignación en toda la clase política. El incendio tuvo lugar en una residencia secundaria de Ferrand en Motreff, en su circunscripción electoral en Bretaña.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron (considerado un hombre próximo de Ferrand), apuntó que “nada legitima la violencia o la intimidación sobre una persona electa en la república”.

A su vez, el ministro del Interior, Christophe Castaner, apuntó que “tal vez ha llegado el momento de detener la violencia, de detener el cuestionamiento sistemático de los representantes de la democracia y de nuestras fuerzas del orden”.

Por su parte, el fiscal de la región de Brest, Jean-Phillipe Récappé, aseguró que hasta ahora “nadie ha reivindicado” el incendio ni “hay ningún elemento que permita ligar este hecho a cualquier grupo”.

Apoyos generalizados

El incendio fue descubierto el viernes pero habría ocurrido hace varios días, y el caso es objeto de una investigación especial de la Policía.

Ferrand, que es el cuarto en la línea de substitución del presidente, recibió el apoyo del gobierno y de todo el espectro político francés.

Así, el líder del grupo político Los Republicanos, Laurent Wauquiez, condenó el sábado en la red Twitter lo que denominó “un acto vergonzoso que nos deja consternados”. La vivienda de Wauquiez ya había sido objeto de la furia de agricultores a inicios de 2016.

Los apoyos a Ferrand llegaron incluso de más allá de la esfera política. El líder de la central sindical CFDT, Laurent Berger, llamó a “condenar” actos que tienen como único objetivo “golpear a la democracia”.

Esta tentativa de incendio se inscribe en una serie de actos violentos y amenazas contra diputados de la bancada oficialista, desde que en noviembre pasado manifestantes en cólera salieron a las calles en un movimiento que ya se conoce como de “chalecos amarillos”.

Según informaciones del Parlamento francés, entre 50 y 60 legisladores del partido La República en Marcha ya fueron víctimas de amenazas o agresiones, e incluso algunos de ellos pasaron a recibir protección temporaria.

“Más allá de los límites”

“Después del ataque a un ministerio, daños a residencias parlamentarias, cartas de odio y racismo contra los diputados, ¿hasta dónde llegarán contra los legisladores”, dijo la diputada oficialista Sandrine Mörch.

El líder del bloque parlamentario de La República en Marcha, Christian Jacob, dijo a AFP que la situación “está más allá de los límites al incendiar un domicilio”.

En las protestas del pasado 2 de febrero se registraron daños contra las residencias de por lo menos tres legisladores oficialistas.

El ministro Castaner también hizo referencia a amenazas a legisladores que durante la semana han votado controvertidas leyes, como la que sanciona a manifestantes con la cara cubierta. Para Castaner, esas amenazas a los legisladores son “una amenaza a la democracia misma”.

Marie Guévenoux, vicelíder de los legisladores de La República en Marcha, apuntó que “recurrir a la violencia es contraproducente”, pero añadió que “los franceses desde hace décadas ven que sus problemas no se resuelven y eso creó una desconfianza con cualquier cosa”.

AFP



Fuente: Montevideo COM – Link a la nota original: https://www.montevideo.com.uy/auc.aspx?709701