Bodegas Stagnari y… ¿un final feliz?

En las últimas horas se dio a conocer una situación incómoda vivida por uno de los hijos de Hector Stagnari y Virginia Moreira (fundador y actual dueña de la reconocida Bodega Stagnari).

La situación tuvo lugar en el restaurante “NEGRONI” donde una moza del lugar recomendó que no elijan vinos de Bodegas Stagnari debido a que habrían comprado las aclamadas medallas O.I.V (Organización Internacional de la Viña y la Vid).

Una vez estando en conocimiento Moreira, realizó un descargo público apuntando contra el local y las injurias y calumnias dichas con tanta convicción por en ese momento la moza.

Pasaron algunos días y desde el restaurante se pusieron en contacto con Virginia para pedirle disculpas por el mal momento que le hicieron pasar a su hijo en presencia de sus clientes.

La carta y según lo que Virginia redacta públicamente dice lo siguiente:

Hola Virginia. Un gusto entrar en contacto. Mi nombre es Joaquin Boix y soy uno de los propietarios de Negroni. No te escribí antes porque recién ayer me enteré de lo sucedido el sábado y estaba fuera de Montevideo.

Antes que nada, quiero pedirte, a vos y a tu familia, las disculpas del caso por la falta de respeto con que fueron tratados y el mal momento que seguramente habrán pasado. Obviamente, toda la responsabilidad recae 100% sobre Negroni.

Si algo privilegiamos, en lo que respecta a la atención al cliente, es el trato y la calidad del servicio y todo lo que éste abarca.

No tengo palabras para disculparme a través de un mensaje; me queda corto. Me gustaría hacerlo al menos telefónicamente, así que te dejo mi celular. Por favor, mándame un mensaje y te llamo. Entiendo que algo de este tenor no se borra con una disculpa. Definitivamente, no se borra. Lo que sí puedo hacer, además de tomar las medidas internas del caso, es darnos tanto a ustedes como a nosotros (Negroni), una nueva oportunidad para conocer y experimentar, cuál es el verdadero espíritu de la Firma.

Reitero las disculpas del caso, es una real pena que pasen estas cosas. Máxime, cuando tal como vos decís, “uno se rompe el lomo trabajando”.

Saludos y gracias por tu tiempo.
Joaquin Boix”

Moreira expresó que “Todo nos deja una enseñanza…. y este episodio sirvió para valorar el esfuerzo que hacemos todos nosotros día a día por hacer lo mejor que podemos. 
Y nunca podemos desvalorizar a otros. Nos puede gustar o no lo que hace. Pero no tenemos derecho a desvalorizar a nadie.

Ahora la incógnita es, ¿qué pasó con la moza? ¿Tuvo también una segunda oportunidad y como consecuencia un final feliz, o fue despedida?

Ampliaremos…

Información exclusiva: Backstage Magazine